Desatinos de Cachorros

beisbolR

Hola:Trascendente es el quinto lugar mantenido por el equipo de Holguín en el LVI Serie Nacional de Béisbol. pero pobre desempeño cualitativo en la segunda etapa. Poco aporte de los refuerzos. Lo peor, la producción de carreras. El pitcheo no estuvo a la altura de las circunstancias. Un mejor futuro depende del progreso integral del béisbol holguinero.Veamos:

Holguín en la LVI Serie Nacional de Béisbol

DESATINOS DE CACHORROS

Calixto González Betancourt

calixtogb@gmail.com   

El valladar no pudo ser franqueado. Otra vez el propósito de llegar a los play offs resultó fallido, pero el mantenido quinto lugar de Holguín (43-47) en la LVI Serie Nacional de Béisbol es trascendente, si valoramos que esa posición es reafirmada en una batalla que se inicia con 16 concursantes, sin dejar de analizar la situación actual de este deporte en la provincia y el real potencial de su equipo mayor.

El mérito de Los Cachorros fue clasificar a la segunda ronda por cuarta temporada consecutiva y esta vez con el valor añadido de que solamente accedían seis planteles en vez de los ocho anteriores. Ese logro se concretó al superar a Isla de la Juventud en definitorio partido, correspondiente a uno de los play off de comodines.

Este elenco comenzó la segunda etapa a un solo juego (26-29) de distancia de Granma y Villa Clara (ambos 27-28), ocupantes del tercer y cuarto puestos, sin embargo, rápido comenzó a alejarse, pues si cuantitativamente se evalúa de positivo la posición obtenida, en cambio resultó muy pobre el desempeño cualitativo de los holguineros en el segundo segmento del campeonato, en el que compilaron 17 victorias y 28 fracasos.

Es decir, el cuestionamiento no se refiere al lugar, sino a la calidad de juego y a lo mostrado sobre el terreno, por debajo de lo posible sin exigir demasiado, por eso en esta ocasión nunca pudo dar pelea por el cuarto puesto, a diferencia de las otras dos ocasiones en que también se ubicó quinto. Mientras, los hechos no muestren fehacientemente lo contrario, al desgranar las distintas herramientas de un equipo de pelota tenemos que reconocer como mejores a los que antecedieron a Holguín, pero este tenía armas para rendir más.

A la dirección del conjunto no le funcionaron los cálculos estratégicos en cuanto a los refuerzos solicitados. Para muchos debió pedir más de un bateador, si tenemos en cuenta la debilidad tradicional del plantel holguinero en cuanto a la producción de carreras y no amplias posibilidades del bateo propio. Pero el mentor Noelvis González igualmente tenía razón en la urgencia de fortalecer un cuerpo de lanzadores con diversas dolencias y en algunos casos sobre utilizado en la pugna por la clasificación. Lamentablemente el bateador y los cuatro lanzadores adquiridos estuvieron lejos de contribuir al colectivo, según sus capacidades.

Lo peor en la actuación se localiza en el bateo. Si nos atenemos a las estadísticas de la segunda etapa, veremos que en casi todos los renglones Holguín fue último (sexto): average (258), carreras (170), hits (386, único con menos de 400), OBP (332), dobles (58), slump (342), total de bases recorridas (511), OPS (674) y carreras impulsadas (153). Quinto/sexto en triples (8) y jonrones (17)…

El meollo del rendimiento en la ofensiva lo encontramos en el aspecto jugadores embasados- jugadores que anotaron, acápite determinante en la producción de carreras. Holguín fue penúltimo en corredores en base, con mil 171, de ellos solo 136 fueron impulsados. De 584 corredores en posición anotadora, únicamente 113 resultaron remolcados para home. Con frecuencia se intentó el corrido y bateo, con resultados insuficientes en esta fase, en tanto robaron solo nueve bases (quinto) y 11 fallaron .

El refuerzo Yusniel Ibáñez solo bateó en este segmento para 230 con 17 remolcadas, mas ningún bateador de este elenco trajo para home más 18 carreras. Sobre 300 únicamente promediaron Castañeda (365) y Domínguez (348), quienes impulsaron ocho y 15, respectivamente. La mayoría de los bateadores con más responsabilidad de producir estuvieron distante de lo necesitado por su equipo en esta fase: Paumier (248 de average y 15 impulsadas), Pacheco (252; 18), Gorgüet (295;16) y Soler (267; 9). Igualmente no estuvieron bien Peña (269;13), Legrá (267;9), Almeida (211;3) y López (192;0). Afectado por un hernia discal, el estelar torpedero Yordan Manduley (ya llegó y sobrepasó los mil hits) estuvo ausente en la mayor parte del calendario. Reapareció en los últimos partidos. Luego, refuerzo de Granma, junto a Paumier, en las semifinales.

Tampoco el pitcheo estuvo a la altura de las circunstancias. Quinto (penúltimo) en promedio de carreras limpias permitidas (4,58), bateo de los contrarios (295), ponches (191) y boletos (182). Cuarto/quinto en el whip (1,61) y cuarto en carreras limpias aceptadas (198). El primero en la rotación, Carlos Alberto Santiesteban (tres ganados y seis perdidos; 6,86 p/cl, 1,69 de whip y le batearon para 308) pareció extenuado, no pudo mantener el ritmo ganador de la etapa precedente. El refuerzo Entenza (3-2, 4,50 p/cl) estuvo mejor, pero le faltó respaldo ofensivo y de los relevistas.

Riera (1-7 y 5,15 p/cl), otro refuerzo que poco pudo aportar. El cerrador Moinelo (4-5, 2,92 p/cl y dos salvados), no defendió ventajas ni logró el out imprescindible, aunque en ocasiones la defensa no lo ayudó. En esta fase las otras victorias la aportaron Oris (3-1; 3,12), Sánchez (1-0; 3,66) y Suárez (2-0; 3,80; dos salvados). El refuerzo Wílber Pérez (0-3 y 4,98 p/cl)  y Luis Ángel Gómez  (0-2; 3,60) no ganaron. En fin, limitados los rendimiento de abridores (10-22; 4,77), y relevistas (7-6; 4,28, cinco salvados).

La defensa, la mayor fortaleza de este seleccionado (974, tercera), descendió en esta etapa, con varios errores costosos y en diversas acciones negativas que no cuentan como pifias. Hemos observado en series nacionales como los directores “pierden la compostura” en cuanto a jugadas y tácticas cuando su equipo va cuesta abajo y Noelvis no fue la excepción. Si escrudiñáramos juego a juego encontraríamos acciones polémicas o criticables, pero más allá de esas realidades, el mentor y sus técnicos no son magos respecto al rendimiento de sus beisbolistas en el desarrollo del torneo. Estimo que para Noelvis fue otra experiencia provechosa en su camino de consagrarse como un sobresaliente manager.

Siempre hay margen en la dirección y los  beisbolistas para más disposición en el terreno, disciplina técnica, cohesión, exigencia y dedicación-responsabilidad individual. La fuerza técnica, psicólogos y estrategas tienen preparación y capacidad para insistir y tratar de preparar aún mejor a la mayoría de estos peloteros (bateadores y lanzadores) que volverán a integrar la próxima nómina y con potencial para un aporte superior.

Con el “expediente” de lo mostrado por cada jugador en varias temporadas, podría insistirse en profundizar el trabajo previo individual. Nunca será mucho lo que se haga en lo técnico. En esto podría contribuir el gran caudal científico que tiene el deporte en esta provincia.

Este territorio urge de más peloteros de alto rendimiento. Aunque se vieron algunos jóvenes con posibilidades, escasean los noveles de grandes perspectivas, particularmente en el bateo. Debe progresar la calidad del trabajo masivo y el que se realiza en las áreas y luego continúa, con los promovidos, en la EIDE y la Academia. Y jugar más pelota.

No existe correlación entre la cantidad de población, número de técnicos de esta disciplina y extensión territorial de la provincia con las cifras muy reducidas de beisbolistas de nivel que surgen y las opciones de los equipos de las distintas categorías en las competencias nacionales. En el 2016 Holguín se ubicó onceno/duodécimo en sub-12 años, décimo en sub-15, decimocuarto en sub-18 (juvenil) y duodécimo en sub-23.

Lo mejor, el  anterior quinto lugar en la Serie Nacional, pero el puesto en primera categoría es noveno, pues a ese resultado se le une el femenino, rama sin puntos por no participación, pues entre mujeres esta comarca está también rezagada. Será muy difícil en un futuro cercano seguir clasificando al equipo mayor, ser quinto y mucho más llegar a los play off, si no avanza integralmente el béisbol holguinero.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un Comisario Cinco Estrellas

Hola: Luis Osvaldo Ávila exhibe un brillante y copioso expediente como comisario de ciclismo, con desempeño en más de 300 competencias, incluyendo 102 internacionales.  Es el Presidente de la Comisión Nacional de Arbitraje en su disciplina y con varias responsabilidades en el deporte banense. Dice que su función de impartir justicia se complementa con un alto grado de imparcialidad, respeto y responsabilidad. Veamos

UN COMISARIO CINCO ESTRELLAS

Calixto González Betancourt

calixtogb@gmail.com

20150222_ComUCI_LuisAvila_blog

Foto: Cortesía del entrevistado

Hace poco tiempo conocí en toda su dimensión la profusa y sobresaliente trayectoria de Luis Osvaldo Ávila Sanzano como árbitro de ciclismo. Entonces me cuestioné severamente por no haber indagado antes, con profundidad, sobre el andar de este banense, a pesar de que repetía con frecuencia como el mejor en su categoría, por el desempeño internacional, entre los destacados del año del deporte holguinero.

A Luis le ha faltado ese “ángel mediático” que a veces suele ser injusto con personas de bien, de meritorios aportes en diferentes campos del accionar en la sociedad. No me equivoqué al suponer que era un hombre de acendrada modestia y humilde, aunque conversador.

Es difícil imaginarse que este holguinero de sencillo proceder ya carga sobre sus espaldas el arbitraje en más de 200 eventos nacionales y 102 internacionales, de ellos 42 en el extranjero: “Siempre me ha sido complicado hablar de mí. Creo que eso le corresponde a los que comparten mi vida laboral, familiar y social, pero ya que me haces preguntas…”

Antecedentes

“Yo nací el 11 de agosto de 1957, en un poblado rural cercano a la ciudad de Banes llamado Los Ángeles. Allí transcurrió mi niñez y parte de la juventud. Algunos me apodan Valdy. Desde la infancia me gustó el deporte, fundamentalmente el beisbol, por preferencia de ese juego en la zona rural, donde no existían instalaciones y áreas para la práctica de otras disciplinas. A la edad de 14 años fui a estudiar la enseñanza media en Banes y es cuando me inclino por el ciclismo. Mi primer entrenador fue Jorge Cardona, promotor entonces de ese deporte en este municipio.

“En esa disciplina participé en dos Juegos Nacionales Escolares con la antigua provincia de Oriente, más adelante en dos Juveniles. Después de cumplir con el Servicio Militar, comienzo, en 1978, otra etapa en mi vida como atleta, al concurrir en representación de la nueva provincia de Holguín en campeonatos nacionales de primera categoría, vueltas provinciales y premios. Los resultados no fueron satisfactorios, por lo cual, decido dejar el deporte activo, luego del Campeonato Nacional de 1982 en Artemisa”.

Inicios en el arbitraje

“Por embullo de Cardona y la anuencia del Comisionado provincial, en ese momento Luis Jiménez, participo en marzo de 1982 en un curso de formación de comisarios (árbitros de ciclismo) en Pinar del Río, donde obtengo la categoría nacional y mejor expediente. Por ese resultado la Comisión en el país me invita, en el siguiente mayo, a un curso de Comisario Nacional UCI (Unión Ciclística Internacional) y alcanzo uno de los mejores expedientes.

“El primer evento en que hice de comisario fue en junio de 1982, en los Juegos Juveniles de la Amistad en La Habana. En 1983 me seleccionan para participar en la Vuelta a Nicaragua. Debido a los primeros buenos resultados, empiezan a darme tareas y responsabilidades en eventos nacionales e internacionales. En junio de 1989 estoy entre ocho seleccionados para un curso preparatorio y clasificatorio, en Sancti Spíritus, en opción a plazas de Cuba para comisarios internacionales, ocasión en que obtuve la mejor nota y el derecho al curso celebrado en el Hotel Nacional en octubre de 1989, donde alcancé la máxima categoría de árbitro conferida por la UCI”.

 El andar como comisario de ciclismo

“Sobrepasan los 300 el número de eventos nacionales e internacionales en los que he actuado como comisario: 20 Vueltas a Cuba, premios Agustín Alcántara, Calixto García y otros. En vueltas a Nicaragua, Colombia, Costa Rica (una vez como comisario del control antidopaje), Guatemala, República Dominicana, México, Chile y El Salvador. Además en Vueltas a México-Estados Unidos, Santa Catarina (Brasil), Táchira (Venezuela), De la Confraternidad Centroamericana en Honduras y en cuatro Olimpiadas del Deporte Cubano.

“He cumplido funciones de comisario en cinco campeonatos mundiales : dos de adultos en Colombia y Uruguay; uno juvenil en La Habana y dos de países pequeños, también en Cuba; cuatro copas del mundo (La Habana, Monterrey y dos en Cali), cinco campeonatos panamericanos de ruta y pista (Sao Paulo, Cali, Aguascalientes en México, San Cristóbal en Venezuela y Cuba); Juegos Panamericanos La Habana-1991, Juegos Centroamericanos (abarca desde México a Panamá), en el 2000, cuando homologué por encargo de la UCI el velódromo de Ciudad Guatemala; igualmente laboré en varias copas intercontinentales de pista y en otros eventos internacionales …”

Encomiendas, superación, docencia

En la gran mayoría de estos eventos internacionales cumplí el rol de Presidente del Colegio de Comisarios, designado por la UCI. Tengo participaciones en cinco seminarios internacionales: Lausana, Italia, Miami, Bogotá y Montevideo. Soy licenciado en Cultura Física y he impartido ocho cursos de formación de comisarios nacionales de ciclismo. Actualmente desempeño la responsabilidad de Presidente de la Comisión Nacional de Arbitraje de Ciclismo”.

Anécdotas

“Son muchas las anécdotas …Sancionamos con 15 segundos de penalización al entonces líder de la Vuelta a Colombia- 1994, José Chepe González, del país sede, en la contra reloj individual, por tener un aprovechamiento circunstancial detrás de una moto de prensa. El Colegio de Comisarios presidido por mi tomó esa justa decisión, que fue cuestionada por la prensa. Fuimos amenazados, principalmente yo, con armas de fuego por personas ajenas al evento, por lo cual las autoridades deportivas y policiales determinaron que debíamos cambiar del hotel donde estábamos hospedados, como seguridad; eso fue en Pereira.

El pasado  año conversé amistosamente con Chepe; ahora es entrenador…

“En la Copa del Mundo Cali- 2008, salvamos un resultado final y premiación del evento de scratch. Se dañó el sistema de clasificación digital y tuve que apelar a los métodos que hemos aprendido cuando no tenemos los recursos y medios sofisticados. Me refiero a la fiel tablilla, lápiz y observación natural, elementos que me sirvieron para determinar los resultados de la prueba, ya pasada la media noche. Fui felicitado por el jefe técnico de la UCI, la entrenadora canadiense y el Colegio de Comisarios de la Copa”.

Reconocimientos

“Fui seleccionado el comisario más destacado en la Copa del Mundo de Cali en 2008. Recibí la medalla Mártires de Barbados en 1997. En nueve ocasiones entre los mejores del año (árbitro internacional) del deporte holguinero, entre otros varios reconocimientos”.

En Banes

En mi municipio he realizado diferentes tareas en el sector deportivo: Diez años como entrenador de ciclismo, luego metodólogo en el Departamento de Actividades Deportivas. Actualmente atiendo en Banes el proyecto de jueces y árbitros y como metodólogo cinco deportes: ciclismo, hockey sobre césped, triatlón, pentatlón y voleibol de playa. Soy el Orientador Político de mi núcleo del Partido y el ideológico en el CDR.

Familia, preferencias

“Hace 28 años estoy casado con Marisley Batista y tengo dos hijas, Raiza y Aimé. Soy amante al deporte en general y sus estadísticas. Aparte del ciclismo, mis preferencias son para el béisbol y fútbol. Me gusta la lectura de diversos temas y participar en conversaciones y debates sanos de asuntos deportivos, económicos, políticos y sociales…”

Este año

“En este 2016 trabajé de comisario en la Copa Cuba Internacional en La Habana, Panamericano de San Cristóbal (Venezuela), Copa ICAP Calixto García en Holguín, Campeonato Nacional Juvenil y en los Juegos Nacionales Escolares. En este último certamen llevo 25 años en la función de Presidente del Colegio de Comisarios. Impartí el curso para formación de árbitros, en Guantánamo”.

La responsabilidad y ética como árbitro

“El el deporte, como en otras responsabilidades en la vida, exige cada día un alto nivel de exigencia y conocimiento, por lo que estamos obligados a una constante superación. El comisario o árbitro de ciclismo tiene como función velar por el cumplimiento estricto de los reglamentos, ya sea de la UCI o los particulares de las distintas pruebas. El arbitraje encierra un triple cometido: conocimiento, criterio y decisión; esto se complementa con un alto grado de imparcialidad, respeto y responsabilidad. Estás obligado a ser un esclavo del deber y un mensajero de la justicia. El cumplimiento de todo esto es lo que te da autoridad, personalidad y el respeto dentro y fuera del área de competencia”.

 

.