Béisbol Cubano: ¿Qué hacer?

Hola: Siguen las múltiples reacciones por el desempeño de Cuba en el Clásico. Cierto, la amplitud del marcador adverso ante Holanda resultó triste y penoso, pero en un juego pueden ocurrir múltiples y variados sucesos y el resultado en general de la actuación de la representación de este país fue lo esperado. El  problema no es ese plantel sino el béisbol cubano, entonces, ?qué hacer?. Veamos:

Béisbol Cubano:

¿Qué hacer?

Calixto González Betancourt

calixtogb@gmail.com

Ese equipo nuestro hizo lo que podía hacer, ir más allá entraba en el campo de la utopía y los asombros, aparte de errores de la dirección y jugadores. El problema no es ese plantel, sino la situación actual del béisbol cubano, por eso me sorprende la reacción de quienes se muestran conmovidos y pasmados porque Cuba llegó solo hasta la segunda fase, como si ese no fuera el tope real y máximo de nuestra selección.

De que el béisbol cubano no anda bien es una realidad de hace ya varios años. El Clásico solo confirmó algo sabido y, talvez, ayudó abrir ojos ciegos y destapar oídos sordos.

No es poco lo que debe pensarse bien, pero pronto, para aplicar estrategias a nivel país, que puedan a mediano plazo levantar la pelota y curar el orgullo herido de la pasión de los cubanos. Las causas son diversas y todo lo que se haga debe ser en busca de mejorar la calidad del trabajo con este deporte y disminuir el éxodo de jugadores.
Según estimo, resumo:
1-Probablemente el país no puede dar mucho más recursos a este deporte, entonces deben buscarse variantes. ¿Por qué no tratar de quitarle al estado la mayor parte del peso económico de la Serie Nacional y que los equipos de provincia sean patrocinados y atendidos por firmas, empresas, instituciones, y dedicar entonces ese ahorro para mejorar la atención del béisbol en la base y en otras categorías, que tienen tantas carencias?
2- Sin eliminar Serie sub-23 y Serie Nacional, realizar un torneo de “mayor techo”, una Liga Cubana, con pocos equipos y peloteros disponibles, aunque con un calendario corto, con patrocinios e incentivos de premios para los jugadores. Mejoraría la calidad competitiva. El mejor pitcheo y bateo estaría concentrado en pocas nóminas…
3-Agilizar los métodos para mayores contratos de los peloteros por otros países, buscar otras variantes al respecto.
4—Seguir insistiendo, no desmayar, para derribar los obstáculos que actualmente no permiten a los peloteros cubanos jugar en Estados Unidos y las ligas profesionales del Caribe.
5-Analizar, para determinar cómo hacerlo: Permitir a peloteros cubanos residentes en otros países, jugar en Cuba y representar a este país, si lo desean y son elegibles, según normas adecuadas. Varias trabas deben resolverse, pero que el impedimento no lo pongan las autoridades cubanas…

Conclusión: Más que analizar en detalles el comportamiento del equipo nuestro en el IV Clásico, lo que urge en entrarle a los problemas del béisbol cubano desde sus entrañas y en todos su contornos, con la manga al codo, con firmeza, insistencia, pero con control y ecuanimidad, para tratar de garantizar el éxito de lo que se haga.

Autor: patria14

Calixto José González Betancourt: Periodista, historiador del deporte y profesor. Trabajo como reportero en el Periódico !ahora! de Holguín, Cuba. Atiendo la temática deportiva. Resido en la Ciudad de Holguín. Mi correo electrónico es: calixtogb@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *