Béisbol Cubano: ¿Qué hacer?

Hola: Siguen las múltiples reacciones por el desempeño de Cuba en el Clásico. Cierto, la amplitud del marcador adverso ante Holanda resultó triste y penoso, pero en un juego pueden ocurrir múltiples y variados sucesos y el resultado en general de la actuación de la representación de este país fue lo esperado. El  problema no es ese plantel sino el béisbol cubano, entonces, ?qué hacer?. Veamos:

Béisbol Cubano:

¿Qué hacer?

Calixto González Betancourt

calixtogb@gmail.com

Ese equipo nuestro hizo lo que podía hacer, ir más allá entraba en el campo de la utopía y los asombros, aparte de errores de la dirección y jugadores. El problema no es ese plantel, sino la situación actual del béisbol cubano, por eso me sorprende la reacción de quienes se muestran conmovidos y pasmados porque Cuba llegó solo hasta la segunda fase, como si ese no fuera el tope real y máximo de nuestra selección.

De que el béisbol cubano no anda bien es una realidad de hace ya varios años. El Clásico solo confirmó algo sabido y, talvez, ayudó abrir ojos ciegos y destapar oídos sordos.

No es poco lo que debe pensarse bien, pero pronto, para aplicar estrategias a nivel país, que puedan a mediano plazo levantar la pelota y curar el orgullo herido de la pasión de los cubanos. Las causas son diversas y todo lo que se haga debe ser en busca de mejorar la calidad del trabajo con este deporte y disminuir el éxodo de jugadores.
Según estimo, resumo:
1-Probablemente el país no puede dar mucho más recursos a este deporte, entonces deben buscarse variantes. ¿Por qué no tratar de quitarle al estado la mayor parte del peso económico de la Serie Nacional y que los equipos de provincia sean patrocinados y atendidos por firmas, empresas, instituciones, y dedicar entonces ese ahorro para mejorar la atención del béisbol en la base y en otras categorías, que tienen tantas carencias?
2- Sin eliminar Serie sub-23 y Serie Nacional, realizar un torneo de “mayor techo”, una Liga Cubana, con pocos equipos y peloteros disponibles, aunque con un calendario corto, con patrocinios e incentivos de premios para los jugadores. Mejoraría la calidad competitiva. El mejor pitcheo y bateo estaría concentrado en pocas nóminas…
3-Agilizar los métodos para mayores contratos de los peloteros por otros países, buscar otras variantes al respecto.
4—Seguir insistiendo, no desmayar, para derribar los obstáculos que actualmente no permiten a los peloteros cubanos jugar en Estados Unidos y las ligas profesionales del Caribe.
5-Analizar, para determinar cómo hacerlo: Permitir a peloteros cubanos residentes en otros países, jugar en Cuba y representar a este país, si lo desean y son elegibles, según normas adecuadas. Varias trabas deben resolverse, pero que el impedimento no lo pongan las autoridades cubanas…

Conclusión: Más que analizar en detalles el comportamiento del equipo nuestro en el IV Clásico, lo que urge en entrarle a los problemas del béisbol cubano desde sus entrañas y en todos su contornos, con la manga al codo, con firmeza, insistencia, pero con control y ecuanimidad, para tratar de garantizar el éxito de lo que se haga.

Clasificar, no hay otra opción

Hola: Pronto se escuchará el ¡a jugar! para abrirle la puerta a una nueva temporada de la pelota cubana. La batalla beisbolera se anuncia y las armadas completan el alistamiento de sus guerreros, como sucede con Los Cachorros de Holguín en su terreno del estadio Calixto García.  Veamos:

CLASIFICAR, NO HAY OTRA OPCIÓN

Calixto González Betancourt

/calixtogb@gmail.com

Fotos: Elder Leyva

Equipo HolguínNoelvis González

Manager Noelvis González

Holguineros y santiagueros desafían una mañana de intenso verano, en jornada de doble enfrentamiento precompetitivo, en la que prueban sus variantes, “piezas y armas” en el estadio Calixto García. No obstante, el mentor de casa, Noelvis González Matos, hace un alto en su tarea de dirección para conversar y reflexionar con el reportero de ¡ahora! sobre su equipo y reto inminente en la LV1 Serie Nacional de Béisbol por comenzar el próximo 7 de agosto.

“Hicimos todo lo que fue posible, según planificación, en el proceso de entrenamiento. Al principio tuvimos algunas limitaciones y carencias en los aseguramientos, que se fueron resolviendo, menos el plan de topes: antes de la integración del equipo nos propusimos 40 juegos de confrontación, pero solo pudimos realizar 12 (22 por ciento). Esta vez no fue posible ir a las provincias centrales y occidentales. La falta de disponibilidad de combustible para el transporte resultó la causa principal del menor número de partidos previos en los últimos tiempos”, explicó Noelvis.

Como a muchos, al manager holguinero le preocupa la situación de su pitcheo. Recordó que varios brazos terminaron lastimados en la campaña anterior, debido, fundamentalmente, a viejas lesiones que se resintieron por la labor realizada y no hubo tiempo suficiente para la recuperación, a tal punto que no podrá contar con dos de sus puntales en la Serie precedente, Ernesto Hernández y Máikel Saínz, tampoco estará Wilson Paredes, mientras otros han tenido contratiempos y no se encuentran a plenitud en su condición física, pero dispuestos a dar su aporte al colectivo.

Tratará el alto mando nororiental con sus preparadores y a pesar de esos contratiempos, de conjugar experiencias y la potencialidad de los jóvenes, para lograr la eficiencia que urge, consciente del rol del pitcheo en el desempeño y aspiraciones de este plantel.

Los diestros Carlo Alberto Santiesteban, Walnier Osorio y Yunier Suárez serán abridores, junto a los zurdos Luis Ángel Gómez y Carlos Alberto León, quien se recupera de una contracción muscular, que sufrió en el torneo provincial. Noelvis piensa utilizar como relevos intermedios a Javier López (zurdo), Orneidis Llorente (ha mejorado su control) y los novatos Michel Álvarez, Yadier Rodríguez y el adquirido granmense Fernando Galeano (zurdo), entre otros. Y en función de cerradores al novel José Sánchez (llega a las 90 millas en sus lanzamientos), Meracles Rubén Oris y Rubén Rodríguez.

Este último es un novato de 33 años, que llegó al entrenamiento tirando solo hasta 78 millas y ya alcanza 89. Esta es la proyección inicial en cuanto a los roles de sus lanzadores, lo que se ajustará y variará según las circunstancias en el desarrollo del certamen, aclaró el director, quien estima favorable para su colectivo la extensión hasta 120 lanzamientos de los abridores, teniendo en cuenta las restricciones existentes en su cuerpo monticular. Dijo que Luis Cáser (1.23, promedio de carreras limpias permitidas en el Sub-23) no está en la nómina a causa de una lesión.

El cátcher Legrá igualmente podría desempeñarse como pitcher y el convertido en lanzador, Roinel Torres, batearía y/o defendendería un jardín si el momento lo reclama. Confirmó que la aceptable capacidad del bateo es similar a la anterior: Reaparece Raudelín Legrá, luego de experiencias en el extranjero, pero falta Yordan Manduley, contratado en Canadá y sin jugar hace ya un tiempo por tratamiento médico (lesión en la espalda). “Pero, fíjate, mi banco ha mejorado un poco”, alegó.

La defensa está asegurada, con mayor relevancia en el infield y receptoría. Esta vez utilizarán como inicialista al recio bateador y cuarto en la alineación Michel Gorguet, para que tenga más perspectivas con miras a preselecciones nacionales. El manager González tiene variantes por utilizar en el rol de designado: el zurdo Noel González, el granmense Pedro Almeida, Raudelín Legrá…

El infield inicial estará conformado por Gorguet (primera base), Pacheco (intermedista), Paumier (torpedero) y Castañeda (antesalista). Aunque otra posibilidad es utilizar como paracorto e iniciador de la tanda a Luis Raúl Domínguez, buen defensor y el de mayor average ofensivo (370) de su posición en el reciente Torneo Sub23. Entonces, Paumier custodiaría la antesala.

Estima Noelvis que resuelve con tres receptores, encabezado por el muy trabajador Franklin Aballe, mientras en los jardines piensa comenzar con López (izquierdo), Góngora (central) y Soler (derecho). A Peña lo empleará como uno de sus principales emergentes. La velocidad será explotada en el momento requerido y a veces como parte de jugadas “extrañas”, ya preparadas.

“Tenemos carencias, más los rivales también. No hay otra que luchar obstinadamente por clasificar, objetivo materializado en las tres series anteriores, aunque ahora el reto es mayor, pues junto a nuestras limitaciones, solo seis planteles estarán en la segunda fase. Cohesión, disciplina y deseos no les faltan a equipo”, exclamó Noelvis.

Para el timonel de los Cachorros lo más preocupante no es este seleccionado, sino lo que vendrá después, ya que el béisbol holguinero tiene serias deudas y problemas. Debido a ello hay  pocas figuras prometedoras en las otras categorías, con miras a las adecuadas renovaciones paulatinas en el conjunto mayor.

Considera que debe mirarse y actuar con luz larga y en su caso saber de antemano cuantos años podría dirigir, lo que facilitaría hacer planes a más extenso plazo. De inmediato luchar cada juego y empinarse sobre las dificultades.